Seduccion digital

El lenguaje corporal y la seducción

junio 6, 2017

La seducción es  mucho más que lenguaje corporal. Sin embargo, flirtear, seducir, es una forma más de comunicación y, como tal, está fuertemente influida por el lenguaje no verbal. En el lenguaje corporal de la seducción existen numerosos gestos propios de ambos sexos. Todos ellos delatan un interés ya existente.

En cierta forma, cuando uno ve que alguien del sexo opuesto hace esta serie de gestos no hace falta seducción. Ya nos han dado vía libre. En este artículo no voy a explicar estos gestos. Voy a hablar de una técnica para empatizar y seducir.  Con ella le será más fácil iniciar o un cortejo y le servirá, además, para otros fines como conseguir que un amigo o un cliente se sienta escuchado.

El lenguaje corporal y la seducción

Cuando se habla de seducción mucha gente desea una lista de gestos mágicos. Simplemente quieren leerla, ensayar cinco minutos  ante un espejo y ejecutarla en una discoteca para que legiones de adoradores del otro sexo se arrojen a sus brazos presas del deseo. Por desgracia para ellos, esa lista no existe.

Lo que sí existen son personas que, debido a su aspecto tienen un gran atractivo sexual y, también, personas que seducen a pesar de su aspecto. De hecho, el mayor seductor de la historia, Giacomo Casanova, nunca fue atractivo. ¿Cómo se convirtió entonces en el símbolo universal del seductor? La respuesta es muy distinta a lo que la historia dice de él.

Los verdaderos seductores, los que no pueden basarse en su aspecto, no son gente fría y desapasionada que lleva listas de amantes como los forajidos del lejano oeste marcaban sus hebillas cuando mataban a otro sheriff. Son gente tremendamente empática, capaces de hacer que los demás se sientan a gusto con ellos.

Un verdadero seductor es un maestro haciendo que alguien comparta su intimidad con él y se sienta cómodo con ello. Y la gran herramienta de la que disponen es su capacidad de escucha sincera y atenta. Casanova era así. Sus diarios nos hablan de una persona que se interesaba en serio por las mujeres a las que cortejaba. Y  precisamente cuando éstas percibían su interés sincero era cuando el aspecto de Casanova dejaba de importar.

Una de las formas en las que el lenguaje corporal de la seducción expresa nuestro interés genuino por una persona, es la inclinación de la cabeza. Cuando hable con alguien con quien quiera empatizar siga esta receta: mire con su ojo izquierdo directamente al ojo izquierdo de su interlocutor. Este simple gesto, le forzará a inclinar la cabeza en sinónimo de escucha.
La PNL ha probado que cuando una persona almacena información en el cerebro, parpadea. Si su interés por la otra persona es genuino, cuando ésta le diga algo importante, usted parpadeará.

Precisamente porque el inconsciente reconoce esto, las personas que parpadean en los momentos importantes de una conversación se perciben como más seductoras que aquellas que no lo hacen. Aprovéchelo. Parpadee cuando esa persona le comente algo importante y, así, se forzará a escucharla y comprenderla.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply